TejasArriba.org por Calixto
Diálogos en familia
Un mensaje con sabor a Evangelio

Reconocimiento

¿Qué son los valores?

Diálogos en familia | Imagen tomada de Diplomatie.gouv.fr

Para la reflexión

Diálogos en familia

Sobre el tema de los valores

Reconocimiento

En cada uno de estos diálogos, vibran el corazón y la mente luminosa de una mujer incomparable: Beatriz Restrepo de Echavarría. Su inspiración cariñosa y oportuna, su aporte generoso en la redacción y en los giros, dieron vida a estas páginas que hoy echamos a andar —como las hormigas con su tesoro a cuestas— para que muchos se alimenten con los valores que fortalecen y hacen florecer el hogar.

A ella, la señora, la madre, la amiga, la maestra, hacemos ahora un justo homenaje. Muy pequeño quizás para su extraordinaria persona.

De igual manera agradecemos a Ana Mercedes Gómez Martínez, actual directora de El Colombiano (Medellín), quien participó largo tiempo en nuestro equipo de Calixto y abrió desinteresadamente las páginas de su diario a muchos de estos temas.

Gustavo Vélez Vásquez mxy

Volver arriba

¿Qué son los valores?

Partimos de una definición tradicional: Valor es todo aquello que es bueno, tiene importancia y le da sentido a la vida.

A diario escuchamos hablar de valores económicos, intelectuales, artísticos, morales, etc. Otros prefieren dividirlos en necesarios, útiles y superfluos.

Se afirma además que los valores existen fuera de las personas que los aprecian y los ordenan. Sin embargo, muchos autores defienden que un valor sólo nace cuando alguien racional percibe la importancia de algo.

Todo lo anterior exige entonces una clarificación adecuada:

El valor es una cualidad, la cual le da a algún ser relieve e importancia. Un cuadro de siglos anteriores además de su tema, su colorido y el estilo propio del autor, posee un valor de antigüedad. En él se conjugan dos factores: La tradición y el arte.

Pero esta cualidad que llamamos valor no se entiende, sino relacionada con otros elementos igualmente “valiosos”, como el bien, el fin que en mi tarea me propongo, la búsqueda cotidiana de la felicidad.

Así, el valor de la honradez se inscribe dentro de un buen comportamiento. La aplicación en el estudio se refiere a mi capacitación profesional. El ejercicio físico se integra a mi deseo de ser deportista.

Para quien no posee ningún valor, ni la oportunidad cercana de alcanzarlo, vivir es plenamente absurdo.

De otro lado, afirma un autor, los valores son parásitos, como las orquídeas en los árboles. No pueden vivir sin apoyarse en objetos o personas reales. Son además, de frágil existencia (1). Y brotan de una realidad externa al hombre, iluminada por la actitud de cada persona.

No se ven con los ojos, afirma Ortega y Gasset, como los colores. No se entienden plenamente, como tampoco entendemos con toda claridad qué es arte, qué es la bondad, qué cosa es un millón de dólares. La belleza de una estatua, la justicia de un acto, la gracia de un perfil femenino no son cosas que quepa entender o no entender. Sólo cabe “sentirlas”, o mejor estimarlas o desestimarlas. La estimación es la actitud humana que se refiere a los valores, mucho más que su comprensión (2).

Por eso los valores no existen, sino para gente de cierto nivel humano. Si a un mendigo le entregas un objeto de arte moderno, nada le dirá. No apreciará su valor.

Comprendemos pues que todo valor se basa en algo real, pero a la vez exige una actitud humana para lograr su existencia.

Además, que todos los valores se encierran en una denominación global de “valores humanos”. Aparece así la axiología, una palabra derivada de dos raíces griegas, que significa el tratado de los valores.

Se clarifica también la común expresión “jerarquía de valores”. Esta quiere decir el orden y manera como una persona o algún grupo humano, estima los diversos valores y gradúa su importancia.

Clasificación de los valores

Los autores que tratan el tema clasifican los valores, cada cual a su manera: Desde los llamados útiles hasta los religiosos.

Los distribuyen además en dos grandes apartados, de acuerdo al modo como cada quien se relaciona con el mundo (3):

Tendríamos entonces:

Esta es una de las muchas clasificaciones, que obviamente no será absoluta. Ni menos aún encerrará todos los valores de todos los grupos humanos.

¿Cuál será el valor fundamental?

Los filósofos señalan como valor esencial de la persona humana el ser. En otro lenguaje, la existencia. Para nuestro caso, identificamos este valor como la vida. Sin embargo, el valor de la vida no es algo simple que se pueda cultivar y defender directamente.

Vida es el resultado de una serie de factores de todo orden. Para vivir en el plano biológico necesitamos alimento, techo y vestido.

En un plano superior, nuestra vida exige cuidado, compañía, educación, cariño.

Además, el ideal humano no se agota en vivir. Ni menos aún en sobrevivir. Por lo tanto, para aspirar a una plenitud de vida, cada persona requiere de otros elementos que adquieren entonces calidad de valores.

¿Qué tipo de vida buscamos? ¿Qué ideal de hombre pretendemos?

De acuerdo con la respuesta a las anteriores preguntas, cada persona: Un intelectual, un campesino, una religiosa de clausura, un líder sindical, un artista, presentará una especial jerarquía de valores. Aunque todos ellos aprecian el valor de la vida, la entenderán en forma diversa. Estimarán y ordenarán de distinto modo los valores que sustentan y enriquecen su vida.

Aceptamos la clasificación antes citada: valores económicos, afectivos, intelectuales, estéticos, éticos, religiosos. Pero no los jerarquizamos de la misma manera frente al valor esencial: La vida.

Y esto por dos razones:

Primera, porque no todos tenemos idéntica visión en relación con la vida y las maneras de promoverla.

En segundo lugar, porque todos los valores relativos a la vida se entrelazan unos a otros. De tal suerte que, afectado uno de ellos en forma positiva o negativa, todo el andamiaje de los valores se modifica.

La jerarquía de valores es una opción personal de cada persona, iluminada por la cultura y por la fe.

Pero ante todo el amor

Aunque el valor esencial de la familia es la vida, en seguida captamos que ella nunca puede existir sin el amor. Nace del amor, en él crece y se cultiva. Genera amor y tiene como objetivo esencial amar plenamente.

El valor de la vida y el del amor se confunden a diario. Como el movimiento y la velocidad. Como el calor y la luz. Igual que el agua y la humedad.

Señalamos entonces el amor como valor fundamental.

Pero no se trata de un amor teórico y extraterrestre. Para que el amor pueda existir necesita encarnarse en actitudes concretas.

Tres elementos realizan el amor verdadero:

Presencia: La cual se traduce en estar allí. Estar disponible. Tener tiempo para el otro. Tanto padres como hijos, al igual que los amigos, debilitan sus relaciones cuando, a causa del trabajo u otros factores, no tienen tiempo de reunirse para compartir de forma serena y cariñosa.

Palabra: El amor exige como herramienta primordial la comunicación.

Esta se realiza por la palabra oral y otras diversas formas de palabra como el signo, la caricia, la expresión corporal...

La comunicación se convierte luego en diálogo, cuando el perceptor llega a ser emisor. El diálogo construye y sustenta toda relación humana y especialmente, la afectiva.

Servicio: Quienes se aman se disponen generosamente a ayudarse de tiempo completo y horas extras. Cuando nos amamos, nos preocupamos todos de todos. Esta actitud nos hace crecer en optimismo, seguridad y alegría (4).

Otros valores

Para explicar más ampliamente los otros valores relacionados con la vida y el amor, los dividimos del siguiente modo:

A. Valores creativos

Ellos expresan y ejercitan el amor. Nos sacan del egoísmo y nos comprometen a mejorar el mundo.

El valor del trabajo los encierra todos:

Dos actitudes que soportan y acrecientan estos valores, son la creatividad y la recursividad.

Dentro del área del trabajo, conviene destacar la constancia. Actualmente muchos fracasan por no poner toda su capacidad y su empeño al servicio de un objetivo.

En épocas pasadas, cada joven se fijaba un ideal, luchaba con esfuerzo por conseguirlo y gozaba luego al alcanzarlo.

En tanto que hoy se desea lograr un objetivo sin esfuerzo. Queremos pasar inmediatamente desde el proyecto al logro.

B. Valores de convivencia

¿Qué esperas tú de una persona con quien vas a convivir? Ante todo el respeto. Pero además:

C. Valores ante situaciones difíciles

Cuando el dolor y la adversidad nos golpean, son necesarios otros valores que ayudan a superar conflictos y tragedias.

Enumeramos algunos:

* * *

Todos los valores, más que definirse teóricamente, aceptan ser descritos. Se captan con más claridad en la vida concreta de quienes los poseen.

Ellos se comunican, ante todo, por contagio. No basta enseñarlos. Vale aquí nuevamente aquel aforismo: Los hijos (y todos los humanos) no obedecen. Imitan.

De allí la importancia de modelos de conducta, en el hogar y en la sociedad civil.

Así como el movimiento se prueba andando, los valores se enseñan valiendo. Es decir, presentando una conducta auténtica.

Me llama la atención el adjetivo que han inventado nuestros jóvenes. Ellos hablan de personas calidosas. Nuestra sociedad exige hoy precisamente personas con calidad de vida. Es decir, gente de valores.

Notas:

1. R. FRONDISI, ¿Qué son los valores? México, 1968.

2. J. ORTEGA Y GASSET, Introducción a una estimativa, Obras Completas VI - Madrid – 1955.

3. MARCIANO VIDAL, Moral de actitudes. Madrid, 1981.

4. Restrepo de Echavarría Beatriz. Conferencias varias.

Para la reflexión

Quienes deseen profundizar en los presentes diálogos, podrían seguir estos pasos:

 1) Leer personalmente, o en grupo, uno de los temas.

 2) Identificar los valores que están en juego en dicho texto.

 3) Evaluar la conducta de los personajes que intervienen.

 4) Aplicar lo reflexionado a la propia conducta.

Volver arriba

* * *

Diálogos en familia

1 - ¡Luis Hernán, ya sí es hora!
2 - Juangui, ¿cuáles son tus valores?
3 - Papi, ¿cuánto ganas por hora?
4 - Gabriel, lo que nos hace falta es educación
5 - Definitivamente Mario, perdiste la vergüenza
6 - Papi, ¿brecha qué?
7 - ¿Mami, te diste cuenta?
8 - ¡Papi y mami, ya no más!
9 - Mami, a Lucas sí lo quieren mucho
10 - ¿Mami, me cuentas un cuento?
11 - Papi, ¿qué es ternura?
12 - ¿Mami, y eso no es sino en los cuentos?
13 - Mami, ¿mi papá estuvo en el ejército?
14 - Mami, no estoy de acuerdo contigo
15 - Mami, una pregunta
16 - ¿Y tú, Miguel, estás de acuerdo?
17 - Papi, ¿por qué matan a la gente?
18 - ¡Ay, mami, estoy muerto!
19 - Mami, que se vaya a comer a la casa
20 - Mami, ¿dónde está mi papá?
21 - ¿Papi, tu papá era muy teso?
22 - Mami, ¿cuál amor y cuál amistad?
23 - Mamá, eso no es fácil
24 - Mami, César está muy raro
25 - Papi, vengo de la capilla
26 - ¿Papi, se te acabó el tema?
27 - Papá, estamos a la expectativa
28 - Papi, ¿la mamá de Juan trabaja?
29 - Mami a ustedes no las entiende nadie
30 - Papi, ¿las cosas desaparecen?
31 - Fabio, ¿por qué no te reportaste?
32 - Papi, me caso pero por lo civil
33 - Mami, ¿quién es esa señora?
34 - Papi, ¿quién es ese señor?
35 - Mami, ¿qué es esa fobia?
36 - Mami, ¿qué te pasa?
37 - ¿Papi, me dejas tener novio?
38 - ¡A mí esto me va a matar!
39 - ¡Mami, lo que nos pasó!
40 - Mami, ¿qué es la calidad de vida?
41 - Mami, se comió mi tostada
42 - ¿Papi, seguimos?
43 - Papi, ¿uno se enloquece por partes?
44 - Lucas, levántate que ya es hora
45 - ¿Mami, te contó papi?
46 - Mami, ¿muy horribles las vacaciones?
47 - ¿Terapia qué, mami?
48 - ¡Mami qué aburrición!
49 - ¡Niños, a comer!
50 - Papi y mami, ¿puedo hacer una pregunta?
51 - Abuela, ¡queremos el cuento de Pascua!
52 - Mami, ¿qué le pasa a papi?
53 - ¡Cuelguen, que va a llamar Ramiro!
54 - ¿Una buena mamá?
55 - Pablo, ¿tú por qué te fuiste de cura?
56 - Julián, ¿qué es eso?
57 - ¡Papi, papi!
58 - ¿Qué es un papá?
59 - ¡Papi, aquí estoy!
60 - Abuela, ¿qué será lo que pasa?
61 - Papi, ¿por qué me gritas?
62 - Juan Pedro, ¡sé sincero!
63 - Mami, ¿ese niño por qué es así?
64 - Mami, ¿puedo hablar?
65 - ¿Fabio, por qué no contestas?
66 - Papi, ¿para qué son las mamás?
67 - Mami, yo no me quiero morir